6.20.2005

El Movimiento Lésbico en México... ( de la 61 a la 80)

crítica seria, científica y política sobre la heterosexualidad como sexualidad oficial del Sistema, por tanto, no ha incursionado en uno de los fundamentos esenciales del patriarcado, el heterocentrismo y su derivado, el heterosexismo
Pero no se podría esperar más de éste, ya que la propuesta heterofeminista se encuentra limitada por sus propios fundamentos, es decir, por la heterosexualidad como “La” sexualidad, la “única” expresión de la sexualidad humana, la sexualidad “normal” o simplemente una “sexualidad” donde el falo y el coito (vaginal, anal o bucal) constituyen el centro del universo sexual.

La negativa de Debate Feminista ante la propuesta lésbica feminista.
A mediados de los 90 se le propuso a la directora de Debate Feminista, cofundadora del feminismo en 1971, la elaboración de un número especializado en Movimiento Lésbico Feminista en México, debido a que el lesbianismo feminista estaba ausente de esa publicación feminista y a que contábamos con un gran acervo de aportaciones teóricas así como un amplio archivo histórico.
Simplemente nos respondió que no, que más adelante publicaría un número sobre la perspectiva queer y que en el incluiría un apartado sobre mujeres gays.
Esta actitud corresponde a un desconocimiento profundo o a una negación política intencional contra el lesbianismo (para quienes saben en lo mas profundo de su entendimiento o subconsciente que el feminismo desde la óptica del lesbianismo radical es profundamente revolucionario).
Actitud paralela a un oportunismo intelectual y académico de muchas feministas que aparentemente se muestran open main con las lesbianas así como también con las indígenas, las trabajadoras domésticas (sus sirvientas) o las asesinadas en Ciudad Juárez, temáticas que ninguna feminista políticamente correcta debería dejar de mencionar y que proporcionan status.

La falsa “Gran liberación de las mujeres” lograda por el feminismo.
Actualmente muchas mujeres y feministas con poder, afirman que la mujer ya esta liberada y que por lo tanto, es completamente absurdo, ridículo y estúpido continuar con la idea de la lucha por liberación de las mujeres.
Pero ellas se están refiriendo a “su liberación” de ellas, de las mujeres y feministas institucionales y de la derecha feminista quienes se han erigido sobre la “nueva esclavización de las grandes masas de mujeres” en los marcos de la globalización.
La gran liberación de las mujeres hoy, en el nuevo milenio, no nos ha llegado a nosotras las mujeres trabajadoras, empleadas, de servicios, obreras, jornaleras, campesinas, indígenas, maquileras, negras, migrantes, minusválidas, ancianas, amas de casa, subempleadas, trabajadoras sexuales, etc.
Tampoco nos ha llegado “la gran liberación de las lesbianas”, la liberación de aquellas mujeres gays que se encuentran negociando nuestro destino en las magnas reuniones internacionales como Beijín+…; gays como la asesora (cerebro) de la primer diputada gay en México.
La liberación de la mujer así como la liberación de las lesbianas dentro de éste sistema económico y político se ha edificado sobre la base de un costo social terriblemente opresivo y doloroso para la inmensa mayoría de las mujeres sobre todo de los países del tercer mundo, porque se ha levantado sobre nuestras espaldas.
La paradoja neoliberal es: para que “unas” hayan podido acceder a las esferas del poder, “la mayoría” tiene que aceptar trabajos esclavizantes o mendigar por un trabajo, viviendo en una inseguridad económica cada vez más grande. Ello quiere decir, que el acceso de las mujeres al poder no ha significado un beneficio para las demás mujeres.

El femicidio, uno de los productos de las grandes conquistas de la “liberación de la mujer”.
El femicidio existe desde que se instauró el patriarcado, pero el femicidio institucionalizado se legalizó desde que se impuso el neoliberalismo.
¿Es casual que coincida el gran ascenso de ciertos núcleos de mujeres a altas esferas del poder con el ascenso de la matanza sistemática cada vez mas brutal de mujeres?.
¿No constituye una aberración la espectacularidad de las Cumbres internacionales de mujeres como Beijín, la Cedaw o UNIFEM ante la espectacularidad de el genocidio de mujeres en los países pobres como México o Guatemala?. El espectáculo es el espectáculo y las actrices en ambos casos, son las mujeres.
La contradicción radica en la siguiente ecuación patriarcal: a más poder obtengan ciertos núcleos y sectores de mujeres mayor es la opresión y la esclavitud que se ejerce contra la inmensa mayoría de las mujeres. Y esta situación la están ocultando las mujeres que actualmente tiene poder (salvo honrosas excepciones); es decir, las enemigas de las mujeres ó las mujeres patriarcalizadas.
No es posible plantear la liberación de las mujeres así como tampoco de ningún otro sector social oprimido, dentro de los límites del sistema capitalista patriarcal ni conforme a los parámetros de dicho sistema.
El femicidio es una industria: los consorcios transnacionales del placer como parte del crimen organizado a nivel global y “no existe crimen organizado sin concurso del estado”.

La enorme carga de mantenerse coherente en la autonomía.
Mantenerse independiente o fuera de los financiamientos y del apoyo de las intuiciones del gobierno ha significado vivir en la pobreza o en la explotación laboral. Además de no poder participar en los foros nacionales e internacionales donde se esta discutiendo el destino de las lesbianas y de la humanidad.
Por ello, al iniciarse el siglo xxi diversas organizaciones de lesbianas autónomas han transitado a la semiautonomía por haberse involucrado en la dinámica de los apoyos financieros de agencias internacionales, institucionales, de la iniciativa privada o del gobierno, o también por aceptar puestos en el gobierno o cargos políticos.
Muchas de estas organizaciones ó lesbianas se han visto obligadas a recurrir a estos procedimientos para poder sobrevivir ya que en el neoliberalismo la situación económica es cada día peor y excluyente, no obstante, no han abandonado su compromiso con la comunidad lésbica y con otras luchas sociales. Otras, en cambio, han ingresado a las filas de la burguesía lesbiana, y no solo eso sino a la derecha lesbiana. Esta nueva situación conduce a un replanteamiento de la autonomía, toda vez que ha quedado demostrado nuevamente que la autonomía en si misma y por sí misma no garantiza una posición política.

La invisibilidad del lesbianismo feminista autónomo.
La situación económica de sobrevivencia de las lesbianas no institucionales permitió que después del 2000 las lesbogays, las gays, las Lgtb, las queer, así como también las lesbianas de la derecha, hayan sido quienes han representado a las lesbianas mexicanas ante los organismos internacionales y quienes han recibido los financiamientos dirigidos para “las lesbianas” de sus países. Por lo mismo, esas mujeres se han dedicado a impedir el desarrollo y el crecimiento del movimiento de lésbico en México con el propósito de mantener su coto de poder ante una comunidad de lesbianas desorganizada y desmovilizada, desconcientizada y despolitizada.
Pero no solo eso, sino lo peor, es que han constituido el aval para simular que éste sistema social –patriarcal-neoliberal- “respeta” a la diversidad sexual y por lo tanto al lesbianismo, dado que se sustenta en la pluralidad, la inclusión y la equidad como elementos fundamentales de la democracia (patriarcal-neoliberal).
Pareciera a los ojos del mundo que únicamente existen esas organizaciones y liderezas lesbogays-neoliberales. Ello sucede, porque las lesbianas feministas autónomas no institucionales se encuentran fuera de las esferas del poder y parte de ese poder es la visibilidad.

La indefinición como simulación y oportunismo.
Actualmente, aparentemente es imposible definir las posiciones políticas de muchos de los grupos que constituyen el movimiento de lesbianas en México dado que no tienen definiciones políticas. Esto se debe, a que la cultura neoliberal tiene como uno de sus objetivos fundamentales despolitizarlo todo y confundirlo todo, crear una Babilonia, donde cada quien tiene su propio lenguaje y cada individuo es un universo, entonces, nos encontramos ante miles de millones de universos y lenguajes en medio de la más absoluta confusión, turbación, enredo y desconcierto y por lo tanto, en la mas profunda soledad y aislamiento. Esta es la sensación que prevalece en las y los individuos en esta sociedad.

La no-definición de la derecha lesbiana y la super-definición de la izquierda lesbiana.
La derecha lesbiana se opone categóricamente a definirse políticamente y considera a las definiciones políticas como agresión en su contra y por ello las combate. Por el contrario, la izquierda lesbiana siempre ha puesto mucho énfasis en las definiciones políticas y exige que estas sean de precisión.
El asunto no radica en un mero “membrete” como dicen las derechistas, sino en que una definición política implica toda una visión del universo o cosmovisión, una critica al sistema social económico, político, social, cultural y sexual que fundamenta su posición frente a este. Además, sobre todo, implica un compromiso fundamentado con ciertos principios ético-políticos, estrategias bien delineadas y objetivos bien definidos y vivimos en una sociedad del no-compromiso.
La ideología neoliberal evita a toda costa que la gente obtenga una conciencia política y por tanto, tome una posición política. Es decir, que tenga claridad sobre la opresión, desde dónde viene esa opresión, cómo se realiza esa opresión y quién ejerce esa opresión y por lo tanto, de qué manera se puede destruir a ese opresor.
El no definirse, permite que la gente oscile de un lado a otro oportunistamente sin ningún principio ético, lealtad o compromiso, sin coherencia o congruencia ideológica, hecho que permite todo tipo de abusos, oportunismos y corrupción, como lo estamos viviendo día a día.

Corrientes políticas actuales dentro del movimiento lésbico.
Actualmente, el movimiento de lesbianas en México se encuentra conformado principalmente por tres grandes bloques o corrientes políticas: el lesbianismo feminista autónomo, el lesbianismo moderado y el lesbianismo feminista de izquierda o socialista.
Cabe destacar, que dentro del movimiento lésbico estoy dejando fuera a toda la corriente de organizaciones y mujeres gays porque pertenecen al movimiento gay y no al lésbico, y esto no es una decisión mía es una decisión suya, ellas siempre se han definido como gays y no-lesbianas e incluso muchas de ellas, antilesbianas.
Las que se encuentran oscilando entre ambas posiciones tienen que tomar una decisión, ya que el ser lesbiana no es coger con mujeres (eso es ser gay) sino asumir una posición política clara y definida.
Por supuesto, dejo fuera a la corriente política lesbogay que es la más peligrosa de todas por constituir un aparato de dominación política contra el desarrollo del movimiento de lesbianas y especialmente contra el lesbofeminismo.
Dado que para el movimiento lésbico feminista autónomo e independiente las definiciones son sumamente importantes, especialmente para la izquierda de este, es complicado describirlas con facilidad debido a que dichas definiciones son sumamente particulares y especificas. Pero en términos generales los grupos que actualmente constituyen el movimiento de lesbianas independiente del control del feminismo heterosexual y del movimiento gay, son:

1.- El lesbianismo feminista autónomo.
Esta postura política constituye la corriente más fuerte y poderosa del movimiento lésbico a nivel teórico y político –aunque no económico-. De hecho, constituye su columna vertebral y su guía política, independientemente de desaciertos y errores, ya que es la que conserva la esencia lésbica sin mezclarla, diluirla o subsumirla con otras propuestas sexopolíticas.
Gracias a esta corriente, el movimiento existe como movimiento y además, como movimiento político, no reducido a simple “comunidad lésbica” o “clientela lésbica” desorganizada y/o despolitizada.
Esta corriente se encuentra conformada por: las lesbianas feministas, las lesbianas radicales, las lesbianas anarquistas y las lesbianas separatistas, y además, por posturas políticas más específicas y sofisticadas como las lesbianas anarkofeministas, las feministas libertarias y las lesbianas feministas separatistas, entre otras.
Los siguientes grupos pertenecen a esta corriente y cada uno deberá determinar cual es su definición especifica: Lesbianas en Colectiva, Prensa Editorial Les Voz, Telemanita, Archivo Histórico Lésbico de México, América Latina y el Caribe, Editorial Las Brujas, El Comité de la Marcha Lésbica (COMAL) y entre otros. Dicha corriente podría identificarse con la iniciativa del grupo Ácratas.

2.- El lesbianismo moderado.
Esta corriente no se puede definir como feminista porque no todos los grupos son feministas, pero los grupos feministas son los que dan la batalla para evitar que los demás se orienten hacia posiciones patriarcales. Entre estos se pueden ubicar: Las Amantes de la Luna, Lunas de Cibeles y Lunas de Cibeles de Monterrey como grupos lésbicos feministas y Grupo de Madres lesbianas, Grumale II, únicamente lésbico, los cuales se encuentran dentro de la organización del VI Encuentro, con lesbianas independientes (tendencia a no organizarse).
Así como Fortaleza de la Luna de Veracruz, lésbico, Mujeres de Treinta, lésbico, Frente Lésbico contra el Femicidio, lésbico feminista y DiversiLes lésbico-gay, y Patlatonalli, lésbico-gay y feminista institucional, quien publico la Agenda de la Diversidad Sexual, entre otros. Además de agrupaciones mixtas lesbianas y gays o no avocadas al trabajo exclusivamente lésbico. Dicha corriente puede identificarse con la iniciativa del grupo Lésbos.

3.- El lesbianismo feminista de izquierda y/o socialista.
Esta corriente, actualmente se encuentra desarticulada. Sin embargo, fue la que inició el movimiento lésbico en México en los años 70 Ácratas y que desde entonces continuó ininterrumpidamente a través de organizaciones como Lésbos, Oikabeth I, Oikabeth II, (Oikabeth III siempre osciló), Lesbianas Socialistas, Lesbianas Morelenses, Seminario Marxista Leninista Feminista de Lesbianas, El Circulo Revolución Permanente Zyanya de Lesbianas Feministas, Archivo Histórico Lésbico de México Latinoamérica el Caribe en la figura de una de sus cofundadoras, Lesbianas Zapatistas y actualmente el Frente Lésbico Contra el Femicidio y por supuesto, aquellas organizaciones de la resistencia que se ubican como anti-derecha o contra el Estado y sus instituciones.
En este momento, varias lesbianas nos encontramos impulsando hoy, ante el VI Encuentro, la necesidad de conformar una corriente de lesbianas latinoamericanas y del Caribe de izquierda. Dicha corriente puede identificarse con la iniciativa del grupo Oikabeth I (jamás de Oikabeth III).

El centro y la derecha de las mujeres gays.
A pesar y por sobre la postura neoliberal de la no-definición, como ya se mencionó: por sus acciones y por sus prácticas (por sus actos los conoceréis) las agrupaciones y personalidades (decisión de no organizarse) de mujeres gays pueden definirse políticamente con mucha claridad, así como también las organizaciones de la derecha neoliberal que se niegan a definirse, ¿ ocultan algo?.
También dentro del movimiento lésbico existe el centro político y la derecha política, orientadas por las corrientes gays, homosexual, Lgtb, trans, de la diversidad y queer. (Cabe mencionar que las mujeres de derecha se molestan porque se les dice que son de derecha, pero no se enojan porque sean de derecha sino porque esta palabra les suena premoderna).
Esta corriente la constituyen mujeres (decisión de no organizarse) u organizaciones orientadas a la cultura, a la diversión o a los negocios, pocas agrupaciones realmente se encuentran realizando un trabajo profundo en beneficio de la comunidad de mujeres gays (lesbianas). Esta corriente se caracteriza por lo siguiente:
- Primero, se definen como “no definidas políticamente” por lo mismo veces se les puede definir como “la corriente política de las indefinidas”, quienes se consideran no-políticas y no-feministas. Generalmente entienden a la palabra “lesbiana” como un insulto y la denominación “feminista” como una agresión;
- Segundo, se autonombran gays o mujeres gays, y por lo tanto, se encuentran totalmente identificadas e inmersas en la cultura gay;
- Tercero, muchas de ellas aún se definen como homosexuales u homosexuales-femeninas, quienes se encuentran inmersas en la homosexualidad reproductora de los roles: activo/pasivo, macho/hembra, etc.
- Cuarto, son agrupaciones no-políticas y específicamente no-feministas que prestan algún tipo de apoyo de carácter terapéutico, cultural o de esparcimiento a la comunidad de mujeres gays (lesbianas);
- Quinto, algunas se dedican al divertimento y el entretenimiento exclusivamente.
- Sexto, no intervienen en asuntos que no sean de carácter exclusivamente gay, es decir, sexuales, como por ejemplo, asuntos de interés nacional o políticos.
Entre estas agrupaciones y asociaciones civiles se encuentran: Taxesma (ya desaparecido), Mujeres de Media Luna, Jóvenes Lesbianas de la Nueva Generación, Musas de Metal, ADAS, Mujeres Azules (grupo ya desaparecido), Exilio Azul, entre otras, quienes también deberán de definir cual es su especificidad.
- Séptimo, otras se encuentran dentro de la dinámica de la Diversidad Sexual, Lgtb, Trans…o Queer en las parejas bisexuales, swingers, menages, trisexuales (dos mujeres para un hombre), orgías y actualmente sadomasoquistas, también, paidofílicas, pedofílicas, zoofílicas, coprofílicas y prostitución, etc. y poco más adelante, las mujeres gays también podrán participar del sexo necrofílico como el que se practica con el femicidio (orgasmo matando a una mujer) por supuesto con mujeres de los países pobres.

La postura política lesbogay neoliberal y el lesbianismo institucional.
Finalmente, se encuentra la corriente política específicamente lesbogay. Su característica es la ambigüedad -no la síntesis, que es muy distinto-. Ambigüedad porque no se ubica ni dentro del movimiento de lesbianas totalmente (y por supuesto, mucho menos dentro del movimiento lésbico feminista autónomo) y tampoco se ubica totalmente dentro del movimiento gay o Lgtb. Al oscilar entre ambos no es totalmente aceptado por uno ni por otro.
Pero cabe aclarar que dicho rechazo no se debe a una actitud de discriminación, sino al oportunismo de manejar dos posiciones para obtener un beneficio doble o incluso triple al definirse también como feminista, lo cual le permite moverse en cualquiera de los foros nacionales e internacionales a nombre de cualquiera de los tres movimientos, pero sobre todo, de poder recibir los financiamientos para todos, es decir, para el movimiento Lgtb, para el movimiento feminista y para el movimiento de lesbianas e incluso, financiamientos dirigidos a grupos VIH ó para cáncer cérvico uterino.
Y además, ser interlocutor ante las instituciones internacionales y los gobiernos y así mismo, tomar decisiones que afectan a las tres comunidades: la lesbiana, los gays y el movimiento feminista, por supuesto, sin consultarlas ni rendirles cuentas.

El Closet de Sor Juana, la organización lesbogay por excelencia.
A diferencia de los grupos de mujeres gays anteriormente mencionados en el titulo: El centro y la derecha de las mujeres gays, el caso del Closet de Sor Juana es muy particular porque, a la lidereza de este espacio siempre le ha gustado la política y participa políticamente, aunque contradictoriamente las asistentes del Closet no son políticas ni participan políticamente, excepto las secretarias de ésta.
La confusión que suscita el Closet es que aunque cuenta con una denominación femenina nunca ha sido un grupo de lesbianas sino de hombres y mujeres gays, bisexuales y trans…, pero además en ocasiones maneja un discurso lésbico subsumido totalmente bajo la perspectiva gay.
Por lo mismo, no se ubica dentro del movimiento de lesbianas, pero tampoco es totalmente aceptado dentro de los grupos gays muchos de los cuales han menospreciado al Closet por ser una organización de “jotos o geishas sometidos bajo la dominación femenina” invalidando de esta manera, el liderazgo de la mujer gay que lo rige, rechazo que viene de los gays misóginos así como de la derecha gay y los empresarios contra lo cuales compite por el control de la comunidad (clientela) de lesbianas.
El Closet, o mejor dicho, su lidereza (primera diputada gay) junto con su asesora política (el cerebro) y principal contacto con la ILGA en México, han sido las principales promotoras de impulsar el proceso de geificación del movimiento lésbico, de ahí su enorme responsabilidad histórica.

Las tres corrientes políticas del movimiento lésbico feminista de Jules Falquet.
La activista y teórica revolucionaria francesa Jules Falquet ha definido en su libro: Breve reseña de algunas teorías lésbicas, tres grandes corrientes: el lesbianismo feminista, el lesbianismo radical y el lesbianismo separatista.
- El lesbianismo feminista, es aquel que cuestiona al heterofeminismo por no criticar al heterocentrismo, pero que sustenta en la solidaridad entre las mujeres y combate a la lesbofobia por ser un ataque contra el genero femenino en general.
- El lesbianismo radical, es aquel que se sustenta principalmente en las teóricas francesas Monique Wittig y Colettte Guillaumin, sobre la idea de que las lesbianas ciertamente escapan a la apropiaron privada por parte de los hombres pero no se libran de la apropiación colectiva de las mujeres por parte de aquellos, por lo que las mujeres deben luchar como clase (Turcotte,1998; Causse, 2000).
- El lesbianismo separatista, es de origen principalmente norteamericano, el cual tiende a separarse del control de las estructuras patriarcales para establecer formas de vida específicamente entre lesbianas como las comunas, creando así una cultura y cosmovisión exclusivamente lésbica.
Por mi experiencia histórica, agregaría otra serie de corrientes que han existido o se están conformando:
- El lesbianismo anarquista, sustentado en una selección de experiencias históricas del anarquismo enriquecido con las aportaciones de las lesbianas anarquistas de orientación feminista.
- El lesbianismo liberacionista revolucionario, sustentado en las experiencias históricas independentistas sociales y armadas latinoamericanas y del tercer mundo antiimperialistas y nacionalistas.
- El lesbianismo socialista, sustentado en el marxismo pero con diferentes tendencias: leninista, trostkista, luxemburguista, espartaquista, maoísta, entre otras, así como en la lucha de clases y la revolución proletaria.
- El lesbianismo rojo, tendencia que se identificaba con las luchas armadas foquistas o armadas populares, guevarista, Danon, Debrais, etc.
- El lesbianismo lumpenanarquista, sustentado en acciones efectivas y contundentes de choque y desequilibrio de las instituciones sociales.
Cabe mencionar que después del ataque del Día de la Mujer en el 2004 por un grupo de lesbianas, se creó un nuevo término:
- El lesbianismo anarcoterrorista, (no: narcoterrorista, sino a-narco-terrorista), con practicas de denuncia y ataque a las instituciones de gobierno, especialmente las que se avocan a la mujer, pero también contra las lesbianas que son cómplices de éstas.
También hay que distinguir posiciones muy peligrosas como:
- El lesbianismo lumpen patriarcal, utilizado para desequilibrar y desorganizar al movimiento lésbico e incluso golpearlo. Generalmente es utilizado por la policía para penetrar y desarticular al movimiento, muchas de ellas se dicen anarquistas pero no tienen la más mínima idea de lo que significa la praxis anarquista.

El anarkofeminismo lésbico.
Hoy día, una de las fuerzas políticas más potentes y comprometidas dentro del movimiento lésbico es el anarakofeminismo. Estas agrupaciones parten del lesbianismo como una fuerza política -contra la idea lesbogay del lesbianismo como un asunto sexo-genital ó preferencia sexual-. Consideran la lucha lesbiana como una de las vanguardias de la lucha internacional contra el patriarcado (capitalista y neoliberal) y todas sus instituciones, y se encuentran profundamente comprometidas con los movimientos sociales que luchan contra la globalización imperialista. Consideran a la heterosexualidad como base fundamental para la dominación patriarcal y la esclavitud de las mujeres.
Son valientes activistas que se han enfrentado a las fuerzas de represión del orden patriarca capitalista y han luchado contra el control de los organizamos internacionales en las conferencias o cumbres mundiales. En realidad son el alma del movimiento lésbico, a pesar de algunos desaciertos, ya que su compromiso con la lucha de las mujeres implica una entrega total sin financiamientos. En estos grupos se encuentran la Cooperativa Editorial Brujas y Mujeres Libertarias, entre otros.

Las gays empresarias.
A partir del inicio del nuevo milenio, se consolidó una nueva modalidad del “Ser gay”: las mujeres-gays empresarias. Estas son de de dos tipos:
- Las Gays-empresarias, mujeres gays que descubrieron en la comunidad de lesbianas un mercado riquísimo y que están impulsando una sofisticado marketing de Moda Lesbiana del vestido, maquillaje, comportamiento, zapatos, viajes, discos, etc.
Algunas de ellas están impulsando un fuerte mercado lesbo-sexual: revistas, lugares de encuentro, discos, bares, hoteles, etc. que ha tenido un éxito comercial extraordinario con los hombres.
- Y, las Líderes del Movimiento Lesbogay Empresarias, LMLE, ( “LMLE”, ¡próximamente!, nueva marca comercial de discos, bares, restaurantes, mega tiendas, hoteles, travels e inclusive bancos y bolsa de valores) de lideres o militantes que también descubrieron que podían obtener importantes ganancias con la comunidad lesbiana sin emplear demasiada energía en luchar por los derechos civiles, e instalaron discos, bares, librerías, cafeterías, etc., como el ba: Cabaretito METAL, actualmente Cabaretito V.I.P. y la cafetería-bar Virreynas, el negocio del Closet de Sor Juana.
- Las primeras, “así nacieron” no tienen responsabilidad porque nunca conocieron al feminismo y su formación político-ideológica ha sido la televisión y el Internet (universo infinito de información que de nada sirve si no se cuenta con una guía u orientación crítica), ó la cultura de las universidades privadas, además no interfieren con el movimiento de lesbianas.
- Pero las segundas, quienes si tuvieron acceso a una formación feminista son altamente responsable de la comercialización y mercantilización del movimiento lésbico y por lo tanto, de su transmutación a lo gay.

La gayficación ó “geificación” del movimiento lésbico.
La gayficación ó “geificación” o del movimiento político de las mujeres lesbianas ha significado la perdida de la brújula, ha significado una completa desviación de los principios originales, el sometimiento del movimiento lésbico bajo la dominación masculina.
La perdida de la orientación paradigmática hacia el nuevo mundo. Mundo que prometía transformar las relaciones sociales patriarcales edificadas en la relación opresor/oprimido, dominante/dominado, explotador/explotado, para lograr el equilibrio entre lo femenino y lo masculino, acabar con la división entre vida pública y vida privada (hogar=mujer, política=hombre) y lograr la liberación de la otra mitad de la humanidad.
Es importante aclarar que la lucha en contra la ideología política “lesbogay” que ha invadido al movimiento de lesbianas de ninguna manera significa una lucha en contra de los gays, ni contra los bisexuales, ni transgénero, ni travestis o transexuales, por el contrario, es importante que el movimiento lésbico feminista establezca políticas de alianza con la izquierda de esto sectores sexopolíticos.
Hoy, es urgente que el movimiento lésbico, así como también los otros movimientos recobren su orientación política crítica y de izquierda y retomen la dirección que plantea el feminismo crítico y específicamente el lesbofeminismo, como en el pasado lo empezó a hacer el Grupo Lambda de Liberación Homosexual.

Las dos diputadas mexicanas.
Respecto a las dos diputadas que hasta el momento ha tenido México.
La primera, 1997-2000, Diputada federal, fue lesbogay y por lo mismo, no expresó ni los intereses ni las demandas del movimiento de lesbianas organizadas. Su gestión no tuvo ninguna trascendencia dentro de la comunidad lésbica, además de su negocio el café-bar: Virreynas.
Además de ello, no fue impulsada ni electa por el movimiento lésbico ni por la comunidad de lesbianas mexicana, sino propuesta dos partidos políticos, la alianza PRT-PRD (socialista y socialdemócrata), algunas organizaciones de mujeres generistas o feministas neoliberales, varias agrupaciones de hombres gays y algunas organizaciones indígenas.
Dicha diputada jugó un papel importante en relación a algunas reformas de ley para las mujeres heterosexuales, para indígenas desplazados.
Gran parte de su desvinculación con el movimiento organizado de lesbianas se debió a que su equipo de asesores y asesoras políticas fueron hombres y mujeres gays y no lesbianas (mucho menos, lesbianas feministas autónomas), es decir, con una base ideológica generistas, gay, de la Diversidad, Lgtb y además neoliberal.
Por ello, a pesar de que la diputada era gay femenina fue apoyada por la derecha feminista (que mantiene posiciones lesbofóbicas) porque ambas coincidían con el feminismo institucional y neoliberal. Aunque cabe decir, que muchas de estas feministas en varias ocasiones la dejaron de lado, sutilmente (discriminación), por ser mujer gay y también por pertenecer a una clase mas baja que la de aquellas y no contar con estudios profesionales.
Por otro lado, muchos de los gays que la apoyaron la abandonaron porque no toleraron el liderazgo de una mujer y porque no les otorgó las posiciones políticas que ellos esperaban obtener, por lo tanto, conformándose un bloque de oposición de hombres gays misóginos muy fuerte contra ella.
Esta diputada dice ser de izquierda.

La segunda diputada 2000-2003.
La segunda diputada si ha contado con una incidencia en el movimiento lésbico aunque no en el movimiento lésbico feminista autónomo dado su trabajo con partidos políticos y el gobierno.
Proviene de la organización Lilas de lesbianas y es ahora una de las promotoras del VI Encuentro Lésbico Feminista de Latinoamérica y el Caribe. A diferencia de la primera diputada ha retomado a la perspectiva lésbico feminista como bandera política pero cabe constatar en los hechos su compromiso real con la comunidad lésbica y también aclarar y aclarar así mismo su posición política ya que en el feminismo existen diversas posiciones.
Respecto a su iniciativa de ley sobre Sociedades de convivencia, cabría tomar en cuenta la apreciaciones de Mariana Pessah del grupo Mulheres Rebeldes de Porto Alegre-Brasil, en su artículo: Algunas reflexiones sobre el movimiento LGTB del 2004 (pag. 6):
“Hago una invitación a que demos la vuelta y veamos los entretelones de la lucha por los derechos al casamiento y a la adopción. Luchar por eso derechos es “formalmente” luchar para que nos reconozcan y nos acepten, o sea, la inclusión a éste sistema enfermo y opresor.
En éste punto, estaríamos dejando de ver las cosas de manera global y nos estaríamos asimilando a la idea de “ser normales”, o sea pertenecer a la norma.
El objetivo está puesto en ampliar la norma, a partir de ahora el casamiento también es permitido entre personas del mismo sexo.
cuidado! Se está pasando por alto la esencia del casamiento y lo que es la familia y las nefastas consecuencias que ello trajo a nuestra sociedad y en especial a las mujeres.
La familia monogámica es el núcleo donde se reproducen las fuerzas de trabajo. Se subordina el trabajo al capital, o sea, lo que importa es lo que producimos y no quienes somos.”

El sueño de opio de la libertad
Muchas de las lesbianas de la capital mexicana -como de muchas capitales Latinoaméricanas- viven su seño de opio, creen que ya son libres, incluso, que siempre fueron libres. La mayoría de las jóvenes ignoran totalmente que algún día existió una represión brutal y despiadada contra las mujeres que se atrevían a amar a otra mujer. No lo saben y les interesa un “rábano”. Pero lo peor es que ignoran que dicha represión todavía se esta dando en las zonas pobres y en periferia de las grandes ciudades y en los sectores sociales mas golpeados de las metrópolis.
No es posible pensar en una “libertad lésbica” paralela a una terrible represión lesbofóbica contra las lesbianas que viven fuera de la capital en las ciudades pequeñas. Tampoco es posible pensar en una libertad lésbica en medio de un mundo con veintisiete millones de esclavos, como lo menciona el National Geographic (Septiembre de 2003, “Esclavos del siglo XXI”)
El centralismo metropolitano de las megalópolis (modelo urbano-patriarcal) siempre ha impedido ver que estas, son formas de vida antinaturales y antihumanas que se han desarrollado sobre la base de una brutal explotación del campo y de las pequeñas ciudades. Pero no solo eso, sino que ha invisibilizado la verdadera realidad que se vive fuera de esos tumores cancerigenos.

Porqué las lesbogays se “montan” constantemente sobre el movimiento lésbico feminista.
¿Porqué las lesbogays -e incluso las gays, las homosexuales y las bisexuales- se encuentran constante y permanentemente y de manera obsesiva y compulsiva, tratando de montarse sobre el movimiento lésbico y en particular sobre el movimiento lésbico feminista?
La interferencia sistemática de dichas mujeres se debe a varias razones:
1.- Porque carecen de una identidad propia. Adoptan una identidad ajena, la masculina y además, fuera de su realidad, es decir, falocéntrica;
2.- Porque al no contar con objetivos trascendentales propios, tratan de fincarse en los que se encuentran sólidos y bien sustentados;
3.- Porque las organizaciones lésbicas, autónomas, son muy fuertes y poderosas a pesar del rechazo o menosprecio de la lesbofobia gay y heterofeminista;
4.- Porque tratan de utilizar al poder lesbiano como una fuerza para lograr sus propios objetivos;
5.- Porque utilizan y abusan de las necesidades emocionales y afectivas de las lesbianas para comerciar con ellas;
6.- Porque como correas de transmisión del poder gay masculino tratan de penetrar y anular las propuestas políticas de las lesbianas;
7.- Porque es sumamente importante desviar la identificación de las lesbianas con las demás mujeres.

Dos puntos fundamentales: las mujeres y la lucha social.
1).- En el momento en que la lucha de las lesbianas se aleja de la lucha de las mujeres pierde todo su sentido de ser, y esto es lo que ha logrado la política lesbogay.
2).- En el momento en que la lucha de las lesbianas se aleja de las demás luchas sociales pierde su orientación, y esto es lo que ha hecho el lesbianismo institucional de derecha y la ideología gay.

El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado y, la abolición de la familia, la propiedad privada y el Estado.
Engels el compañero amoroso de Marx (no sexual sino de profunda afinidad ideológica) proporcionó al feminismo una de las claves fundamentales para entender la naturaleza del sistema patriarcal, es decir, tres aspectos de su esencia. Aunque le falto el heterocentrismo y específicamente la falocracia, estos nuevos elementos se pueden deducirse de su análisis.
La familia, la propiedad privada y el Estado son tres elementos indisolubles que permiten dividir a la sociedad en clases sociales, pero también, en sexos y así mismo en razas y en nacionalidades.
La mujer, dicen las feministas criticas, es la primera forma de propiedad privada y la propiedad privada es el fundamento de la familia, pero la propiedad privada también es el fundamento para dividir a la sociedad en poseedores y desposeídos, explotadores/explotados, opresores/oprimidos, gobernantes/gobernados, cultos/ignorantes, sanos/enfermos, hetrosexuales/lesbianas, blancos/negros, etc.
Para que la propiedad privada pueda existir, establecerse y mantenerse debe convertirse en Estado. El Estado es la legalización de la propiedad privada, por lo tanto, el Estado es la legitimación de los propietarios privados (los apropiadores), es decir, el aparato jurídico, las leyes. Para que los apropiadores puedan existir es necesario el sometimiento de los demás seres humanos y para poder subyugar a éstos se requiere de la represión y la violencia, entonces, el aparato de estado siempre es coercitivo, represivo y violento.
Parte de esa apropiación lo constituye la apropiación del cuerpo de las mujeres por parte del sector social masculino, lo cual se instituye a través del matrimonio y la familia. Una de las razones por las cuales los hombres o mejor dicho el sistema patriarcal no permite abortar a las mujeres se debe, a que no les es remitido a ellas decidir sobre su propio cuerpo pero además también, porque el producto de la gestación es decir, el hijo, es propiedad del hombre, inclusive para muchas madres solteras. El útero no es más que un medio de producción como lo son las fábricas, las tierras, las minas, las industrias, etc.

El amor lésbico.
Por ello mismo, el amor lésbico constituye un peligro sustancial para la hegemonía de la dominación masculina: porque coloca a las mujeres fuera del control de un hombre (el matrimonio o el amasiato) pero sobre todo del Sistema de dominación masculina; porque no puede controlar su reproducción, (la maternidad), es decir, a la fabrica útero; y porque no puede asegurar la reproducción de la fuerza de trabajo (el trabajo domestico).
Por esta misma razón, las nuevas formas de control patriarcal contra el poder lesbiano son precisamente las ideologías de la Diversidad, Lgtb, Queer y Trans…, porque a través de ellas esta minando, desviando y diluyendo el poder lésbico feminista.

Racismo, sexismo, clasismo y colonialismo.
La sociedad patriarcal de ninguna manera se limita a la división de la sociedad en sexos, por el contrario, se erige en tres divisiones más complementarias a esta, es decir, la división de la sociedad en clases sociales; en razas o grupos étnicos; y en países o naciones.
Por ello, es absolutamente imposible acabar con el sexismo sino se eliminan también el racismo, el clasismo y el colonialismo y esta es la propuesta re-evolucionaria del lesbofemismo re-evolucionario. Por lo mismo, la lucha es cuádruple, como un dragón de cuatro cabezas no basta corta una sola.

La “diversidad sexual”, una estrategia para acabar con la identidad lésbica.
Si bien la lucha por el respeto a la diversidad fue importante para acabar con la imposición de la heterosexualidad obligatoria como sexualidad oficial del Estado y el reconocimiento de las demás expresiones de la sexualidad humana. También, la diversidad fue diseñada como un arma para quebrar la identidad de las lesbianas y en particular para romper y golpear al movimiento lésbico, evitando además, la identificación de las lesbianas con las mujeres en general, o sea, impidiendo la alianza de las mujeres entre sí.
Es decir, fracturó la unión y la solidaridad de las mujeres como una fuerza unificada, como una lucha conjunta contra los orígenes y las causas de la opresión de la mujer, sumiendo al potencial lésbico en una mezcolanza informe queer, trans…, Lgtb, bisexual, multisexual, etc..
Un asunto era encontrar los puntos de coincidencia con todas estas corrientes políticas y otra, subordinar al movimiento lésbico a ellas
De hecho, el discurso de la Diversidad, como propuesta neoliberal, ha servido para acabar con todas las identidades, las identidades que cohesionaban a los diferentes sectores sociales sobre todo étnicos y raciales, logrando desarticularlos al grado del aislamiento totales, como hoy se encuentra la humanidad.
La verdadera “diversidad en la unidad” solo podrá ser posible dentro de los parámetros de una sociedad no opresiva y justa, jamás dentro de una sociedad fundamentada en la opresión, represión y explotación social. Ácratas y Oikabeth I no buscaban la libertad dentro del sistema capitalista y decían que si este se las ofrecía, la rechazarían. Exactamente como lo ha hecho la dignidad del movimiento indígena Zapatista con las dádivas del gobierno.

El ser “queer”, una estrategia para anular el poder lesbiano feminista y de las mujeres en general. Las modas Lgtb y sobre todo queer constituyen unas de las más sofisticadas creaciones neoliberales para confundir y desquiciar a las lesbianas y en particular contrarrestar al Poder Lésbico. Así como también a la gente en general sobre las verdaderas diferencias que constituyen la riqueza de la diversidad humana. Aplicando el concepto de la brasileña Mariana Pessah: Rebeldía Controlada, la cultura queer ha sido una manera de canalizar la


3 comentarios:

Kate dijo...

I liked our blog. I�ve found an interesting guide for singles looking for online dating - http://top-personals.net. indiana swingers Adult Singles

Anónimo dijo...

ESTE TEXTO ME PRESENTO MUCHA INFORMACION QUE REALMENTE DESCONOCIA PUES HE DE CONFESAR QUE NO TIENE MUCHO TIEMPO QUE LOGRE RECONOCER MI PREFERENCIA SEXUAL COMO LESBIANA.

SIN EMBARGO DEBO DECIR QUE AUNQUE EL TEXTO DEFIENDE CON ARGUMENTOS MUY PODEROSOS EL MOVIMIENTO LESBICO, A MI PARECER INTENTA MOSTRAR QUE LOS DEMAS GRUPOS (GAY, BI, TRANS, ETC.)FINGEN APOYAR EL MOVIMIENTO LESBICO.

CONSIDERO QUE LA DIVERSIDAD NO ES SINONIMO DE CONTRARIOS; ES MAS COMO COMPLEMENTARIEDAD, SI QUEREMOS HACERNOS VISIBLES ANTE LA SOCIEDAD HETERO (DOMINANTE) DEBEMOS UNIRNOS TODOS Y TODAS A LOS QUE SE NOS MARCA COMO "DIFERENTE"..¿DIFERENTE A QUE? A LO ESTABLECIDO POR EL SECTOR SOCIAL DOMINANTE, ESTEREOTIPOS QUE SE HAN REPRODUCIDO A TRAVES DE LAS GENERACIONES Y NO SERÁN TRANSFORMADOS DE UN DIA PARA OTRO.

EL CONGLOMERADO LESBICO ES MUY AMPLIO, PERO ¿QUE PASARÍA SI SUMARAMOS ESFUERZOS CON LOS DEMAS GRUPOS?..RECORDANDO QUE NO DEBEMOS PERDER DE VISTA QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO FEMINISTA, LAMENTABLEMENTE ESTO ES MAS DE MANERA SIMBOLICA.

EN CONCRETO: YA BASTANTES AGRESIONES Y DISCRIMINACION TENEMOS POR TENER PREFERENCIAS SEXUALES "DIFERENTES" COMO PARA TODAVIA ESTAR HACIENDO CLASIFICACIONES ENTRE NOSOTR@S MISM@S.. CLASIFICAR EN ESTE ÁMBITO ES COMO DECIR QUIEN ES BUENO Y QUIEN ES MALO....

GRACIAS POR ESTA INFORMACION...SEGUIREMOS EN LA LUCHA..¡¡¡POR LA LIBERACION LESBICA!!!

TENGO UNA PREGUNTA QUE ME GUSTARIA QUE RESPONDIERAN: ESTOY POR TERMINAR MI LIC. Y TIENE CERCA DE UN AÑO QUE ME DEFINO COMO LESBIANA Y SIN EMBARGO HE SUFRIDO MUCHA DISCRIMINACION POR EXPRESAR MI AFECTO A MI PAREJA EN LUGARES PUBLICOS (SOLO NOS TOMAMOS DE LA MANO). ¿QUE PASARA EN UN ÁMBITO LABORAL?, ¿DEBO ESCONDER MI LESBIANISMO Y ACTUAR COMO HETERO?, ¿COMO LE DIGO A MI FAMILIA?..ESTO ME HACE SENTIR FRUSTADA.

GRACIAS

Anónimo dijo...

ESTE TEXTO ME PRESENTO MUCHA INFORMACION QUE REALMENTE DESCONOCIA PUES HE DE CONFESAR QUE NO TIENE MUCHO TIEMPO QUE LOGRE RECONOCER MI PREFERENCIA SEXUAL COMO LESBIANA.

SIN EMBARGO DEBO DECIR QUE AUNQUE EL TEXTO DEFIENDE CON ARGUMENTOS MUY PODEROSOS EL MOVIMIENTO LESBICO, A MI PARECER INTENTA MOSTRAR QUE LOS DEMAS GRUPOS (GAY, BI, TRANS, ETC.)FINGEN APOYAR EL MOVIMIENTO LESBICO.

CONSIDERO QUE LA DIVERSIDAD NO ES SINONIMO DE CONTRARIOS; ES MAS COMO COMPLEMENTARIEDAD, SI QUEREMOS HACERNOS VISIBLES ANTE LA SOCIEDAD HETERO (DOMINANTE) DEBEMOS UNIRNOS TODOS Y TODAS A LOS QUE SE NOS MARCA COMO "DIFERENTE"..¿DIFERENTE A QUE? A LO ESTABLECIDO POR EL SECTOR SOCIAL DOMINANTE, ESTEREOTIPOS QUE SE HAN REPRODUCIDO A TRAVES DE LAS GENERACIONES Y NO SERÁN TRANSFORMADOS DE UN DIA PARA OTRO.

EL CONGLOMERADO LESBICO ES MUY AMPLIO, PERO ¿QUE PASARÍA SI SUMARAMOS ESFUERZOS CON LOS DEMAS GRUPOS?..RECORDANDO QUE NO DEBEMOS PERDER DE VISTA QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO FEMINISTA, LAMENTABLEMENTE ESTO ES MAS DE MANERA SIMBOLICA.

EN CONCRETO: YA BASTANTES AGRESIONES Y DISCRIMINACION TENEMOS POR TENER PREFERENCIAS SEXUALES "DIFERENTES" COMO PARA TODAVIA ESTAR HACIENDO CLASIFICACIONES ENTRE NOSOTR@S MISM@S.. CLASIFICAR EN ESTE ÁMBITO ES COMO DECIR QUIEN ES BUENO Y QUIEN ES MALO....

GRACIAS POR ESTA INFORMACION...SEGUIREMOS EN LA LUCHA..¡¡¡POR LA LIBERACION LESBICA!!!

TENGO UNA PREGUNTA QUE ME GUSTARIA QUE RESPONDIERAN: ESTOY POR TERMINAR MI LIC. Y TIENE CERCA DE UN AÑO QUE ME DEFINO COMO LESBIANA Y SIN EMBARGO HE SUFRIDO MUCHA DISCRIMINACION POR EXPRESAR MI AFECTO A MI PAREJA EN LUGARES PUBLICOS (SOLO NOS TOMAMOS DE LA MANO). ¿QUE PASARA EN UN ÁMBITO LABORAL?, ¿DEBO ESCONDER MI LESBIANISMO Y ACTUAR COMO HETERO?, ¿COMO LE DIGO A MI FAMILIA?..ESTO ME HACE SENTIR FRUSTADA.

GRACIAS